Blog de Dunya
Blog de Dunya
Destacado

Diferencia entre Meditación, Mindfulness y Relajación

En los últimos años se oye mucho hablar de diferentes técnicas como la meditación, el mindfulness y la relajación. Esto es una gran noticia, pues estas prácticas nos pueden ayudar a rebajar el estrés, a estar más saludables y felices. En una sociedad hiperactiva y exigente como la nuestra, es esencial encontrar esos momentos de tan sólo ser.

Ahora bien, es importante diferenciar los tipos de prácticas, saber cuáles son los beneficios que nos aporta cada una, y cuál es más apropiada para nosotros en ese momento. Confundir los términos y realizar una práctica inadecuada, no sólo nos va hacer perder el tiempo, generando sensación de frustración porque no avanzamos. Puede ser también contraindicado para el objetivo que pretendemos conseguir.

Así pues, vamos a ver cada una de ellas.

La Meditación es una práctica milenaria, que utilizan diferentes tradiciones espirituales y caminos de crecimiento personal. Existen diferentes tipos de meditación, pero todas ellas tienen algunos factores en común: se realiza en inmovilidad, en silencio, y con la intención de contemplar lo que sucede en nuestro interior. Para llegar a ese estado de contemplación se utilizan diferentes herramientas, la observación de la respiración es la más común. También existen diferentes posturas, y estas variables son las que constituyen los diferentes tipos de meditación. Entonces esta técnica meditativa nos va a servir para conocernos mejor, para hacer un acto de honestidad hacia nosotros mismos y ver que pasa realmente en nuestra mente, sin juicio, tan sólo como mero observador. No se pone intención en llegar a ningún estado concreto, solamente en ser capaces de apreciar nuestra realidad interna.

El Mindfulness, o atención plena, es un término moderno, acuñado en Estados Unidos después de que científicamente se demostraran los beneficios de la meditación. Es un término algo más amplio, que recoge la práctica estática, así como la meditación activa. Se ha popularizado como método para gestionar el estrés. En el Mindfulness se propone estar totalmente presente en la acción que se está realizando. Si estoy cocinando, observando mis movimientos, el tacto y olor de los alimentos. Lo contrario sería estar pensando en la reunión que tengo mañana mientras cocino. Para ser capaces de practicar la atención plena en nuestra actividad diaria se propone la práctica de meditación como entrenamiento. El mindfulness en si no requiere de unas condiciones concretas, ya que cualquier actividad que realicemos con plena conciencia, estando aquí y ahora, se está realizando desde el “Mindfulness”. Tampoco aquí ponemos una intención en alcanzar un estado anímico o psicológico concreto, simplemente, mantener nuestra mente en el momento presente, atenta a la acción que realizamos.

Por último, la relajación, es una técnica en la cual la persona está en una postura cómoda y sin tensión, normalmente estirada. se puede utilizar música suave, o una guía hablada. Aquí el objetivo es llevar el cuerpo y la mente a un estado de relajación. Es decir, no observamos nuestro estado, sino que inducimos un estado concreto que queremos conseguir.

Vistas las diferencias, está muy claro como su uso será también distinto. Realizar meditación, por ejemplo, antes de ir a acostarnos, puede ser contraproducente si nuestra mente está muy agitada. Para ayudarnos a dormir será mucho más útil una relajación.

En nuestras clases de yoga y meditación te ayudamos a realizar todas estas prácticas de una manera correcta, útil y independiente.